Publicidad

Investigacion de la Conciencia 

Campamento Bochica, Santandercito, Noviembre 12 - 16 de 2014

 

 

El Ají


Capsicum

Por: Emilce López Díaz


El nombre del género Capsicum significa caja, en alusión a que las semillas están encapsuladas en una especie de caja (el fruto).
La taxonomía de este género es muy compleja; algunos autores consideran que solo existe la especie Capsicum annuum con una gran variabilidad genérica. Pero otros consideran que este nombre científico corresponde al pimentón o ají dulce y que en realidad los demás son varias especies afines. El género Capsicum presenta dos grupos: Los ajíes dulces que son utilizados como condimento suave; y los ajíes picantes usados para dar el toque picante a los alimentos, salsas y aderezos, este último grupo es el considerado como medicinal.
Todas las variedades son originarias de regiones tropicales y subtropicales de América; los indígenas las utilizaban desde hace 7.000 años. El cultivo de plantas de ají o pimiento tiene antigua data en México, Mesoamérica y la Cordillera de los Andes, ejemplo de ello son representaciones en frescos y piezas cerámicas de varias de sus especies además de recetarios que mencionan su utilización.
Cristóbal Colón las introdujo a Europa a finales del siglo XV, y su cultivo se extendió rápidamente a países de Asia y África. Actualmente se cultivan en todas las regiones tropicales o, con calor artificial, en los climas templados. Los frutos frescos se usan en guisos picantes y secos, como condimento, principalmente en Brasil, México, Perú y oriente asiático.
Esta planta es un arbusto perenne o anual, de hasta 2 m. de altura, presenta tallos ramosos o de división dicotómica como en el ají pajarito, sus hojas son opuestas enteras, lanceoladas a aovadas con ápice agudo y pecíolos largos; tiene flores solitarias pendulares, blancas; sus frutos tipo baya de color verde, cambian a amarillo, naranja, o rojo brillante al madurar; alargados cónicos, en forma de cuernos, oblongos, redondos, varían en tamaño y su sabor es picante, pueden alcanzar hasta 20 cm. de longitud.
El género Capsicum está muy distribuido a nivel mundial y se encuentra en gran diversidad de formas, tamaños, colores y niveles de picor o pungencia. En general los chiles picantes se pueden clasificar en dos grupos:
Frutas largas y carnosas que pertenecen a la variedad de Capsicum anuum.
Frutas pequeñas que pertenecen a la variedad de Capsicum minimum.
El fruto de la mayoría de las especies de Capsicum contiene capsaicina (8-metil-N-vanillil-6-nonenamida, C18H27NO3) y otros compuestos similares, que estimulan los receptores de calor y dolor de la epidermis, provocando así una irrigación sanguínea más intensa. Produce una fuerte sensación de quemazón en la boca si no se digiere adecuadamente. La mayoría de los mamíferos encuentran esta sensación desagradable. Sin embargo, no afecta a los pájaros, por lo que se considera que la secreción de esta sustancia es una medida de protección para evitar que sea consumida por animales a excepción de las aves. Otros componentes del fruto capsico son: flavonoides, carotenoides, saponinas y vitamina C.

A pesar de que la Comisión Revisora de Productos Farmacéuticos del Invima (CRDIF) sólo aprobó como droga las semillas, los principios activos se encuentran en todo el fruto. Por otra parte, la CRDIF aprobó el género Capsicum en el cual se encuentran aproximadamente 10 especies o variedades tropicales.
Se utilizan tanto frutos frescos como secos, estos últimos principalmente para aplicaciones externas.
En medicina tradicional se utiliza como estimulante, tónico nervioso, laxante, espasmolítico, diaforético, desinfectante, carminativo, antibacteriano, y anti irritante, contra la artritis, diabetes, colesterol y relajante de los espasmos musculares. Se usa para aliviar personas con escrófula (inflamación fría de los ganglios linfáticos), enfriamientos, amigdalitis (en infusión muy diluida), afonía, reumatismo, neuralgias, depresión y dispepsia.
La capsaicina aplicada externamente es rubefaciente y revulsiva en psoriasis y reumatismo. El fruto fresco, partido y puesto en contacto con la piel, es rubefaciente y se utiliza contra inflamaciones externas, puesto en el cuello de recomienda para calmar el cansancio cerebral. Se aconseja consumirlo diariamente con los alimentos como estimulante de la actividad del corazón, la circulación, el sistema nervioso y la producción de jugo gástrico facilitando la digestión (la capsaicina, a bajas dosis, estimula el apetito y la secreción de jugo gástrico, aumentando así mismo la motilidad gástrica e intestinal), paradójicamente para prevenir la gastritis y las enfermedades del colon y aumentar la energía física, igualmente como aperitivo, evita la anorexia, se dice que 2 ó 3 gotas de la infusión concentrada estimulan la digestión.
Las compresas y emplastos de ají se utilizan como anti-irritante, para aumentar el flujo de la sangre en la zona tratada y para calmar dolores reumáticos, de torceduras y de hematomas; además, se emplea para eliminar la rigidez muscular.
La infusión por vía oral se utiliza para mejorar la circulación periférica, aliviar la flatulencia y los cólicos. La infusión diluida se emplea para curar catarros, resfriados, manos y pies fríos, estrés y depresión. La tintura o la infusión se utilizan en fricciones para suprimir dolores reumáticos, de lumbago y tortícolis. Una vez hecha la fricción, se cubre la zona afectada con un paño de lana, sujetado con una venda. Se dice que la pomada combate los sabañones. La tintura por vía oral se usa como estimulante circulatorio y tónico, y de 5 a 10 gotas diluidas en medio vaso de agua hervida en forma de gargarismos, contra problemas de la garganta y laringitis.
El ají pajarito se emplea para curar la mordedura de serpientes: tres puñados de ají pajarito triturados en medio litro de agua; una copa de solución se da a tomar al paciente y con el resto se hacen baños sobre la herida. In vitro neutraliza parcialmente –58%– el efecto hemorrágico del veneno de Bothrops atroz aster –mapaná equis– y en 35% el efecto edematizante de este veneno en ratones.
Las hojas de ají calentadas y untadas de grasa, usadas en aplicaciones, se emplean para eliminar forúnculos e inflamaciones ganglionares y, puestas sobre el abdomen, se utilizan como emenagogos.
En homeopatía se utiliza el ají contra las molestias del climaterio, las hemorroides y los trastornos biliares
Alivia el dolor causado por Herpes zoster y la migraña. Por vía oral muestra acción positiva sobre el sistema circulatorio –el ají rojo es vasoconstrictor–, músculos lisos, regulación de la temperatura corporal, desensibiliza las terminaciones nerviosas a los estímulos dolorosos al reducir la sustancia P del sistema nervioso, su uso como analgésico local se fundamenta en este efecto. La capsaicina tiene efectos antibióticos sobre algunos microorganismos. Se han observado propiedades antibacterianas al aplicar el jugo de los frutos del ají a cultivos in vitro de Bacillus subtilis, Escherichia coli y Pseudomonas aeruginosa. En concentraciones del 5% en la dieta de ratas se ha descubierto actividad antihipercolesterolémica.
El ají seco, quemado a fuego lento, se usa para fumigar las habitaciones.
Datos curiosos: beber agua no ayuda a que se rebaje el picor. Lo mejor es tomar sustancias grasas, como pan con mantequilla, embutidos o queso, que harán que la capsaicina se disuelva y sea arrastrada lejos de la boca.
El dolor causado por el picor de la capsaicina libera endorfinas, sustancias que actúan generándonos placer. Quizás sea esa la razón de que a algunos les guste tanto el picante.

Advertencias y contraindicaciones
Las semillas tienen principios tóxicos, por lo cual su uso externo e interno debe ser en bajas dosis, a causa de efectos secundarios como irritación en la piel y mucosas, incluso puede llegar a ser vesicante –que produce ampollas–, por esto en uso externo la aplicación no debe ser mayor de 3 minutos. En dosis excesivas puede producir hipotermia y choque anafiláctico en individuos susceptibles. No se debe administrar durante el embarazo o la lactancia. No debe ser utilizado por pacientes con inflamaciones digestivas como gastritis y úlcera péptica. No se debe aplicar sobre la piel abierta.

 

Comentarios  

 
# http://www.circuloin.com/departamentos en cor 27-02-2014 12:44
Sabían que los colores del ají podía ser verde, amarillo y rojo, pero en la foto hay algunos de color violeta, es así realmente?
Responder
 
 
# propiedades para adelgazar del ajidiegocardona.ideasno 09-01-2013 22:29
excelente informacion acerca de este principio activo
Responder
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Joomla SEF URLs by Artio

Bogotá, Colombia
Teléfono 57-1+302-3044

Móvil 57-310-785-9658
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Información e Inscripciones

Email:
Asunto:
Mensaje:

LEIC bannerCampamento Bochica, Santandercito, Noviembre 12 - 16 de 2014