Principal | Yagé y EMC | Salud y Chamanismos | La gente vegetal | Eco-madre tierra | Cuido mi cuerpo | Rico y sano | Hartas Artes |
Culturas y Tendencias | Contactos

Revista
“Visión Chamánica”
Website: www.visionchamanica.com
Director / Editor
Ricardo Díaz Mayorga
c/e:
chamanic@visionchamanica.com
 neochamanic@gmail.com

Tel. Móvil: 310-785 9658
Tel. fijo en Bogotá, Colombia:
302 3044

 

su opinión sobre este artículo

Nombre:

E-mail:

Su Comentario:

   

 

 

Comentarios

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Los Autores

 

El presente homenaje ha sido preparado por:

 

Beatriz Caiuby Labate es antropóloga , investigadora aso­ciada al Instituto de Psicologia Médica de la Universidad de Heidelberg.
Antônio Marques Alves Jr. es Profesor en Ciencias  de la Religión por la Universidad Católica Pontificia de São Paulo.
Isabel Santana de Rose es  Doctora en Antropología Social por la Universidad Federal de Santa Catarina.

José Augusto Lemos es periodista y miembro de la iglesia del Santo Daime.

 

La versión aquí publicada es la traducción al español realizada por Lucia Madera de versión en inglés publicada en: http://www.erowid.org/

De dicha versión, hemos realizado una selección, particularmente de las partes 2 y 3, que pueden verse en su integralidad en su versión en inglés en esa dirección.

R. Díaz - Editor


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Inicio  > Yagé y EMC > Glauco personalidad ayahuasquera


 

 

Luto en el Daime

Tributo a Glauco Vilas Boas

Por: Beatriz Caiuby Labate, Antônio Marques Alves, Isabel Santana de Rose y José Augusto Lemos

Traducción al español: Lucia Madera

 

“Llegó el fin!” dice Zé do Apocalipse delante de la tumba de Glauco.

por J. Bosco

 

“Glauco ha sido un gran cronista de la sociedad brasileña,

 entendía perfectamente las costumbres de nuestras gentes y lo expresaba con inteligencia y humor. La noticia de su muerte me entristece, y me  sorprenden sus horribles circunstancias, que además han dejado otra víctima, su hijo Raoni. Es una tremenda  pérdida. Encarando esta tragedia real, me gustaría expresar mi más sentido pésame a su familia, amigos y fans.”

 

Luiz Inacio Lula da Silva, presidente de Brasil.

 

En la noche del 12 de abril de 2010, Glauco Vilas Boas y su hijo Raoni fueron asesinados a tiros en su casa de Osasco, en São Paulo. Glauco era uno de los ilustradores brasileños más conocidos, además de cabeza de la iglesia daimista de Céu de María, una de las mayores fuera de la región amazónica. La persona  que carga con estos 2 crímenes a su espalda es un chico de 24 años de la clase media alta paulista, Carlos Eduardo Sundfeld Nunes, “Cadu”. Alegando sufrimiento por su   historial de abuso de drogas, madre esquizofrénica y su incapacidad para estudiar o trabajar, se había unido a los rituales dirigidos por Glauco en busca de cura y consuelo.

La trágica muerte de Glauco y su hijo ha colocado el debate sobre la Ayahuasca a nivel nacional; en tanto que el uso de esta controvertida sustancia es legal desde la mitad de los años 80, a lo largo de estos 25 años ha llamado varias veces la atención de los medios de comunicación. En relación con el asesinato de Glauco, al principio, casi sin excepción la atención de los medios fue respetuosa con el Santo Daime: aún cuando empezaron las primeras controversias sobre el caso, se mantuvieron neutrales en su acercamiento al tema religioso. Sin embargo, esto cambió radicalmente cuando en su huida hacia el Paraguay, el supuesto asesino contó a las televisiones que quería secuestrar a Glauco para probar a su familia que él era Jesucristo, evitando con ello que  su familia lo encerrara en un psiquiátrico a la fuerza. Además, su padre y su abogado alegaron que Cadu se volvió esquizofrénico después de haberse unido a los rituales daimistas, declaración que produjo en los medios un giro en su punto de vista sobre las sustancias psicoactivas, tachándolas con los habituales clichés anti-drogas. Muchos reportajes en periódicos, revistas, programas de TV y webs sin argumentación de peso, lanzaron la teoría de que  el Santo Daime era el responsable de los crímenes, como ocurrió por ejemplo en 2 revistas de amplia tirada nacional, como son Época y Veja.

El caso ha llevado a una explosión de graves y enfermizos ataques contra el Santo Daime y sus seguidores, así como ha abierto la brecha a las divisiones internas entre diferentes grupos que usan Ayahuasca con fines espirituales. Llegados a un punto, el debate se ha centrado gracias al apoyo de un número importante de intelectuales y de periódicos nacionales, expresiones públicas serias y  bien argumentadas. No hay duda de que el tema de la Ayahuasca nunca ha sido tan ampliamente discutido en el país como en esta ocasión.

La historia de la muerte de Glauco está llena de paradojas. El artista que genera humor sobre los problemas políticos y económicos del país es violentamente asesinado; el líder religioso que generosamente aguanta el peso de los que buscan ayuda, es asesinado por un antiguo miembro de su iglesia. Para nosotros, como investigadores y defensores del uso de las substancias psicoactivas en general y de la cultura ayahuasquera brasileña en concreto, la desaparición de Glauco nos deja perplejos y pone sobre la mesa varias cuestiones. Pero no es nuestra intención dedicar este artículo a la discusión sociológica que esto entraña. Por un lado, esto implicaría tratar  temas que han sido ampliamente ignorados en la cobertura mediática de su fallecimiento, temas como el tráfico de drogas y armas en Brasil, la violencia urbana,  la falta de tratamiento alternativo a la drogodependencia en el sistema sanitario público brasileño, y por último, el tratamiento de las enfermedades psiquiátricas en general. Por otro lado, el hecho de que Cadú tuviera problemas de drogadicción y buscase en el Daime una forma de tratar esa adicción, nos lleva al epicentro de la cuestión que es el potencial curativo del Daime en estos casos, y el posible daño que también causa usado con otras substancias legales o ilegales y/o por gente con condiciones psiquiátricas concretas. Este tema nos conduce a definir cuál es el límite entre la forma religiosa o terapéutica de tomar Ayahuasca, siendo la primera legal en Brasil, y la segunda no. En el país  vecino, Perú es al revés; se asocia esta bebida con la medicina indígena tradicional y su uso terapéutico está permitido.

 

 

 

1- La otra cara de Glauco, líder religioso del Santo Daime

 

Glauco Vilas Boas se fue, dejando tras de sí algunos sueños, utopías y reflexiones. Como estudiosos del uso de substancias psicoactivas en general, y de la cultura ayahuasquera brasileña en concreto, nos gustaría dejar aquí recogida nuestra solidaridad para con la familia, y rendir un homenaje.

Con humor ácido, chistes rápidos y un trazo limpio, Glauco colaboró con la modernización del proyecto gráfico y el estilo de los comics, ó cartoons brasileños, en el periodo en que florecía la generación post-dictadura. Sus trabajos abordan temas cotidianos como problemas de pareja, neurosis, soledad y violencia urbana, siempre tratados con sentido del humor. Difícil que alguno de nosotros no se haya inspirado en las cuitas de los siempre bien humorados personajes creados por la pluma de  Glauco.

Más difícil es para sus admiradores imaginar que detrás de semejante irreverencia, se encontraba otro personaje, el sacerdote de una gran comunidad del Santo Daime, receptora de visitantes de todas partes de la ciudad de Sao Paulo, de otros lugares del país y del exterior. Desgraciadamente, fue a través de una violenta tragedia que el país descubrió el lado  más personal de este hombre carismático que influenció a toda una generación de jóvenes artistas.

Glauco vino a conocer el Santo Daime en una casa de la calle Cardeal Arcoverde, lugar de reunión de un pequeño grupo que conformaba el núcleo de origen de Flor das Aguas, primera iglesia daimista  de Sao Paulo, fundada en 1988 en  Sao Lorenço da Serra, hoy  ya desaparecida. Recordemos  que  al comienzo de la década de los 80 aparecían fuera de la región amazónica, las primeras iglesias daimistas como Céu do Mar en Rio de Janeiro, Céu da Montanha en Mauá, y Céu do Planalto en Brasilia.

Después de participar en Flor das Aguas, Glauco creó en 1993 su primer  lugar de culto en un cobertizo al fondo de su jardín en su casa de Butantà, fundando así el pequeño  núcleo de la iglesia Céu de Maria.

Posteriormente, el grupo se trasladó a una región cerca del Pico del Jaraguá. Este templo, para su mayor sorpresa, fue transformándose en uno de los mayores centros de este movimiento religioso fuera de su tierra de origen, la selva amazónica. Podemos decir entonces que Céu de Maria es una expresión de la intensa expansión vivida por el Santo Daime desde su salida de la selva, allá por el final de los 70, en su progresiva instalación en las grandes ciudades del Brasil  y del mundo. La iglesia ha sido para muchos ciudadanos urbanos una puerta de entrada al universo encantado del Santo Daime y su panteón de seres divinos. Representa sin duda, el mayor icono de este credo en la ciudad de Sao Paulo.

El propio Glauco fue testigo directo de las profundas transformaciones posibilitadas por el Santo Daime, bebida identificada como un Maestro Ensinador, Profesor de profesores, entregado según este culto  a los hombres por la Reina de la Selva. Fueron estas transformaciones profundas las que impulsaron a Glauco, a proponer un contacto con la dimensión espiritual a toda una generación de hombres y mujeres, a través de sus prácticas rituales daimistas.

Bendecido con talento musical, tocaba el acordeón durante los rituales, y  recibió (por inspiración divina según la tradición daimista) 2 hinarios, el “ Chaverinho “ y “ Chaverao”, de 42 y  11 himnos  o cantos cada uno. Su himno más conocido es el titulado Sao Paulo, número 19 del “Chaverinho”, que en uno de sus versos, dice así: “Voy a recibir esta fuerza… la fuerza de mi Señor…para fundar con San Pablo …una casa de amor”. La iglesia, un refugio verde en medio de la ciudad, posee un paisaje increíble. No hay otro lugar como este para tomar una vista panorámica de la ciudad de Sao Paulo. Se avista desde lo alto de la ciudad en toda su forma caótica, frenética, amorfa, mientras suenan los cantos daimistas en ceremonias de hasta 15 horas seguidas.

Glauco lideraba las ceremonias con una enorme humildad, no aceptando el título de Padrinho (como se llaman los dirigentes espirituales daimistas) y hablaba poco. Eventualmente podía hacer una broma, más para enseñar a valorar el humor y la alegría como ejemplo de talentos personales elevados.

 Su casa, al lado de la iglesia, funcionaba como una embajada de asuntos amazónicos en la megalópolis, siempre llena de gente. Llevaba las riendas de la iglesia con la ayuda de su familia, entre ellos, Raoni. Éste, joven universitario  y músico, tocaba la guitarra en las ceremonias. Tenía planes de abrir una fábrica de guitarras.  Céu de Maria, bajo el comando de Glauco y de su equipo, fue conocido  por el primor de sus cantos y músicas. Conviene recordar, así como lo hemos estudiado, que la música ocupa un papel primordial en el Santo Daime, la también llamada  Doctrina musical.

Su arraigada fé cristiana junto a la práctica chamánica de los caboclos da floresta  está bien ilustrada en un episodio que marca el comienzo de Céu de María: cuando se mudó para  la región de Butantá donde tuvieron lugar los primero rituales de su nuevo grupo, se encontró con que la casa que compró, al haber estado deshabitada había sido ocupada por un grupo de meninos que en ella vivía. En lugar de expulsarlos, les enseñó el Santo Daime, y hasta hoy consiguieron mantenerse retirados de la calle. Incluso algunos, ya adultos, siguen comulgando con la iglesia.

Esta mezcla de valor y fe se hizo eco en extensas camadas de clase media  urbana, que se aglutinaron en su iglesia. Y como sucede por el hecho de ser iglesia, Céu de Maria  también atrajo la atención de dolientes, buscando redención espiritual para sus males.

 La consternación de la multitud congregada en el entierro de Glauco  avala el profundo amor que despertaba y el reconocimiento al papel positivo que desempeñó para todos. Aunque este Cielo daimista en la Tierra continúe sin su presencia,  él siempre nos va a faltar mucho. El triste acontecimiento, a pesar de todo, no debe  ser un obstáculo que impida el pleno florecimiento de la cultura daimista en nuestro país. Al contrario, su trayectoria debe inspirar a  las futuras generaciones.

 

2- El homenaje de los colegas de profesión

La segunda parte de este homenaje, recoge uno de los tributos- homenaje de sus colegas ilustradores brasileños, con comentarios que al lector novato darán una idea de cómo son los personajes que Glauco creó, y la naturaleza de su humor.

“Buaá! porqué te fuiste tan pronto?” llora un fan de Glauco y la muerte le responde “Lo siento chicos, la situación en Brasil está realmente mal, tuve que hacer horas extra!”
por Stivenson Valério

 

Este homenaje de sus colegas de profesión, que  siguiendo el propio espíritu socarrón del finado, le encuentran  gracia a su propia muerte, es un homenaje sentido y tierno. Además provee de material al análisis artístico de los comics, al tiempo que expresa la relación entre arte, representación y realidad: los personajes creados, que pueblan nuestra imaginación como seres vivos, ahora también sufren y mueren.

[Esta segunda parte podrá encontrarla el lector en su totalidad en la versión en inglés de este artículo: http://www.erowid.org/chemicals/ayahuasca/ ]

 

 

 

3- Algunos de sus comics sobre el Santo Daime

Como colofón, presentamos algunos de los personajes de Glauco inéditos del mundo daimista. Uno de ellos, Miraldinho, ha permanecido desconocido largo tiempo, al haber aparecido únicamente en una publicación de una comunidad daimista en Amazonia, que solo duró unas tiradas.

 

Miraldinho, con su lancha motora, es el más rápido del igarapé (su vehículo es mucho más caro que la mayoría de las canoas nativas). También es el que corre más rápido en la selva!

 

Los otros dos, Mestre Alfa y el Cacique Jaraguá, sí que aparecieron en los principales periódicos de tirada nacional aunque su origen en el universo daimista, sea probablemente una sorpresa para muchos. Estos comics son una fascinante y rara intersección entre Glauco el artista y Glauco el devoto del Santo Daime.

 

Cacique Jaraguá: "En aquel tiempo, el Gran Jefe cambió toda esta tierra por un pequeño espejo!" "Hoy, Cacique reconoce que fue una estupidez!"  –reconoce antes de preguntar– “Por cuanto podría vender este espejo en el mercado?”, "Millones"  –responde su nieto.

 [Esta tercera parte podrá encontrarla el lector en su totalidad en la versión en inglés de este artículo: http://www.erowid.org/chemicals/ayahuasca/ ]

 


Cedido para publicación en visionchamanica.com por Bia Labate
Publicado en Febrero 8 de 2011

 


Principal | Yagé y EMC | Salud y Chamanismos | La gente vegetal | Eco-madre tierra | Cuido mi cuerpo | Rico y sano | Hartas Artes | Culturas y Tendencias Contactos

Copyright 2002- 2015 © Visión Chamánica
Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial del material textual y gráfico de esta página, así como su traducción a cualquier idioma, sin autorización escrita del editor.
Director-editor: Ricardo Díaz Mayorga chamanic@visionchamanica.com 
Teléfonos en Bogotá: 302 3044
Móvil:
310-785 9658
Bogotá, Colombia